El remero incompetente


Para empezar, reproduzco una de las parábolas a mi juicio más brillantes de cuantas se han escrito recientemente sobre la situación de la prensa:

Si el grupo XXX  compitiera en una trainera:

En 2007, se celebró una carrera de traineras entre empleados de una empresa japonesa fabricante de rotativas y de otra del grupo de comunicación español XXX. Se dio la salida y los japoneses empezaron a destacar desde el primer momento, llegando a la meta con una hora de ventaja sobre el equipo mediático español. La dirección de XXX analizó las causas de tan amarga derrota y advirtió que el equipo japonés estaba compuesto por 10 remeros y un jefe de equipo, mientras que la tripulación española la componían 10 jefes de equipo y un remero, por lo que se decidió adoptar las medidas adecuadas.

En 2008, la tripulación japonesa llego dos horas y media antes que la de XXX. La Dirección se volvió a reunir y, tras un sonoro rapapolvo al director de gestión, concluyeron que los japoneses habían repetido estrategia (10 remeros y 1 jefe de equipo), mientras que la innovadora tripulación española, remozada tras las eficaces medidas tomadas el año anterior estaba compuesta por 1 jefe de equipo, 2 adjuntos al director de gestión, 7 jefes de negociado y 1 remero. La conclusión de la dirección fue unánime: el remero es un incompetente.

En 2009, tras encargar una innovadora trainera a la firma TIC del grupo “Recursos en la Red”, la ventaja de los japoneses fue de cuatro horas. El equipo directivo reunido para analizar las causas del nuevo desastre comprobó que el equipo nipón había optado por la ya tradicional formación (1 jefe de equipo y 10 remeros), mientras que el español, tras una auditoría externa y el asesoramiento especial de un experto navegante australiano, amigo personal del Presidente, optó por una formación mucho mas vanguardista: 1 jefe de equipo, 3 jefes de negociado con plus de productividad, 2 auditores de Arthur Andersen y cuatro vigilantes jurados que no quitaban ojo al único remero de la tripulación, al que habían amonestado y castigado quitándole los pluses e incentivos tras el fracaso del año anterior.

Tras varias horas de reuniones, se acordó que, para la regata de 2010, el remero sea de una contrata externa, “toda vez que, a partir de la vigesimoquinta milla, se ha venido observando cierta dejadez en el remero de plantilla, actitud que roza el pasotismo al llegar a la linea de meta”.


Este texto, más allá de su vis cómica para cualquier periodista que conozca el engranaje interno de las empresas de comunicación, encierra la tragedia de un sector castigado con extrema dureza por la crisis y, sobre todo, por la ineficacia y, en demasiadas ocasiones, ineptitud de quienes dirigen estas empresas.

Todo ha de mejorar. Pero mientras el remero siga en la misma situación, poco futuro queda en las carreras de traineras…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Interiores y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El remero incompetente

  1. sparral dijo:

    Cuánta razón!
    Quizá (por poner alguno) falte decir que el único remero español o bien creía que él sólo era más que suficiente para empujar la trainera o bien quería ser director general y por eso tampoco se esforzaba demasiado. Porque en esta profesión, sobra mucho ego y falta mucha dignidad

  2. sayisa dijo:

    al pobre remero por lo que veo no le querían ni los sindicatos…de qué medio sería? 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s