Las pequeñas cosas


Casi siempre nos preguntamos por qué la vida es tan complicada.

Y nos equivocamos en la pregunta.

La vida no es complicada. La complicamos nosotros.

Tenemos una especial habilidad para hacer que las cosas fluyan por donde no deben…

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos suceden miles de cosas, pequeñas cosas, muchas de ellas incluso parecen insignificantes, irrelevantes, simplemente rellenos para cubrir segundos y no nos damos cuenta de que precisamente esas pequeñas cosas a las que no les damos importancia son las que muchas veces lo fastidian todo.

Y esas pequeñas cosas de hoy, de ayer, de anteayer… un día dejan de ser insignificantes. Pasan a convertirse en un monstruo que lo engulle todo y lo envía de una patada a un enorme agujero negro del que nunca nada vuelve. Nunca.

Y cuando esas pequeñas cosas insignificantes, irrelevantes, casi que de relleno de cada día se rebelan contra nosotros y de un golpe nos estampan contra la pared, justo delante del graffiti que pone en letras de mil colores -con una estética fascinante- la palabra GILIPOLLAS con exclamaciones que casi parecen tubos fluorescentes… Entonces, solamene entonces, nos damos cuenta de lo importantes que eran, de la trascendencia que tenían y lo fundamentales que resultaban para sostener nuestra existencia.

En ese punto de nuestra vida esas pequeñas e insignificantes cosas pasan ante nuestros ojos como cuando nos estamos ahogando, como una película, como un metro a toda pastilla… y nos damos cuenta de que además de pequeñas eran también esenciales.

¿Cómo no les di importancia? Nos preguntamos incrédulos por nuestro error…

¿Cómo no me percaté de la relevancia que tenían? Interrogamos una y otra vez a nuestra mente…

Pero no habrá respuesta. Sólo aparecerá el cambia raíl que nos hará entrar en una nueva vía , porque después de la bofetada de realidad siempre aparece un nuevo escenario en el que los días pasan a tener un paisaje diferente. Estaremos ante un nuevo decorado que iremos observando mientras buscamos respuesta a nuestro gran interrogante existencial: ¿quién habrá pintado aquel graffiti?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Interiores y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Las pequeñas cosas

  1. donaloretizia dijo:

    Fantástico debut, Sayisa. Soy fan abnegada de las pequeñas cosas. Un abrazo

  2. marcos dijo:

    Algo pequeñitoooooooooo, oooooouuuuuoooooouuuuooooooooooo……

  3. sparral dijo:

    Esas pequeñas cosas que son la felicidad 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s