Diez segundos


Ardo.
Pierdo la cuenta, aunque sé que son 31. Me hierve la sangre, literal. Dentro se libra una auténtica batalla. Se me olvidan los nombres, aunque el último es el de Mercedes. La rabia va en aumento.
El rojo es el color. El rojo cubre sus cuerpos, invade mi interior y mancha sus manos, y las manos manchadas no son solamente dos. Millones.
De un lado preguntas sin respuestas, del otro afirmaciones gratuitas.
Las imágenes se suceden, una detrás de otra, los planos empiezan a repetirse, el impacto ya no lo es tanto y volvemos la mirada a otro lado. Ni siquiera diez segundos de atención, la historia de las mujeres con historia no se merece ni diez segundos. Lo ha decidido la cotidianidad, lo habitual, el “pan nuestro de cada día”, lo mismo que terminará por hacerlas invisibles. Con nuestro permiso.
Doblemente invisibles.
Pasaron de encantadoras princesas, únicas, extraordinarias, las mejores madres amantes amigas esposas a desaparecer ante los ojos que un día se volvían al verlas pasar deseando la fortuna de un gesto de asentimiento. Aquellos que se hubiesen dejado los pulmones soplando para levantarles la falda decidieron después dejarse el alma levantándoles la mano. Una y otra vez. Ya nadie quiere ver sus piernas, forman parte del mapa violeta en el que se ha convertido un cuerpo que ha dejado de serlo.
Hubo un día en el que las caricias dejaron de saber a fresa para doler de verdad, o quizá nunca tuvieron otro sabor que no fuese el amargo. ¿Y si han dejado de sentir físicamente sin haber experimentado nunca la extraordinaria sensación del casi imperceptible roce de la piel deseada? Ese es el dolor, esa es la rabia, ahí está lo que enciende el fuego que ahora arde.
¿Y si nadie les ha hablado al oído entre susurros y gemidos? ¿Y si no pudieron estremecerse más que al compás de los gritos? ¿Y si lo único que manchaba su cama era el rojo de la sangre? ¿Qué? ¿Y si fue así?
Ardo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Interiores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Diez segundos

  1. lahellen dijo:

    Ardemos!

  2. donaloretizia dijo:

    yo también ardo

  3. sparral dijo:

    Y que esos ardan en el infierno.

  4. lahellen dijo:

    Suma y sigue. Un hombre disparó hoy a su expareja en la cara delante de su hija en A Coruña
    Será por arder….

  5. Pau dijo:

    … bastan diez segundos para arder…

  6. sparral dijo:

    http://www.laopinioncoruna.es/coruna/2010/06/08/mujer-resulta-herida-tiroteo-monte-alto/391803.html
    No puedo dejar de preguntarme si esto tendrá efecto llamada. Al leer este tipo de noticias, me ocurre algo parecido a cuando leo noticias sobre accidentes de tráfico. Me sobran detalles escabrosos (qué más me da si le disparó en la cara o en el pecho, si el accidentado murió quemado o del golpe, si hubo medio litro de sangre o tres) y me faltan claves para encontrar salidas.

  7. sparral dijo:

    Y, desde luego, me parece irresponsable que los medios publiquen este tipo de justificaciones:

    Era moi bo home e moi traballador, pero amargouse cando o deixou a muller», señalaba un conocido de la familia que aseguraba que presuntamente pudiera haber existido algún episodio de malos tratos. «A min díxome que se non fose por uns amigos dunha vez houbera acabado no cárcere», señalaba un vecino que incluso había coincidido con el agresor en otro inmueble cuando este trabajaba allí en una reforma.

    http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2010/06/09/0003_8537877.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s