Círculos de colores


“En la piel de una gota

mis alas volvieron rotas

y entre otras cosas

ya no escriben con tinta de luz”

Qué pronto las alas dejaron de escribir sin la luz que antes cegaba. Fue tan pronto como los colores que se disiparon de la retina al primer plumazo de eso que llaman pubertad. Quedaron entonces sólo vagos recuerdos, efímeras presencias, inagotables e inservibles retales.

Apretaba los ojos con fuerza y al abrirlos, círculos de colores poblaban la habitación. Incluso entonces, cuando el paraíso se reducía a horas de imaginación sin límites… incluso entonces, lo sabía. Sabía que era tan efímero como duradera es la nostalgia. Fue tan efímero como las mariposas en el estómago, como el vértigo ante lo desconocido, como un bache inesperado y abrupto en una carretera sin fin.

La tinta de luz se fue tan pronto como se fueron las tizas de colores llenando blancas e inmaculadas paredes de casas con chimenea y cielos con un sol abrasador y sonriente. Mis soles sonreían. Pero aún aguantó la tinta hasta que el hábito pobló las palabras del barniz tedioso de la rutina, hasta que los caracteres ganaron la batalla al sentido. Y entonces se apagó la luz y me rendí. Bajé los brazos. Y las alas. Llené de letras las páginas en blanco y nada más. Dejé de inventar palabras, de escuchar su significado, de jugar con sus concordancias…

Hasta que…

¡Qué coño! Aún tengo las uñas rojas y los colmillos afilados. Aún escribo porque a veces sólo así sé lo que pienso. Aún no perdí la batalla porque creo en una profesión que permite contar historias, comprender y aprender el tiempo, recordar el pasado, reinventar utopías y apuntalar los sueños.

Cierro los ojos. Con fuerza. Miro a la luz de frente y aún veo círculos de colores.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Prensa y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Círculos de colores

  1. sparral dijo:

    A mí me gusta escribir con rotuladores de colores. Hacía tiempo que no los usaba, pero para eso estamos aquí, ¿no? Para mirar fijamente a la luz (o aprentar los ojos) y ver esos redondeles fluorescentes y así, después, poder pintarlos y darlos a conocer.

  2. lahellen dijo:

    Para eso estamos aquí!! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s