Cuando Meneses encontró la Revolución


Quería salvar a su prima de una boda concertada y se encontró una Revolución.

“Convencí a Paris-Match para que me asignase a La Habana donde se estaba construyendo un túnel bajo la bahía y la empresa francesa, Grands Travaux de Marseille, era la encargada de la ingente obra. Dedé Lacazé, el redactor jefe, me dijo: “Hay una revolución en Cuba. Si puedes obtener fotos de paracaidistas que quedan enganchados en los árboles, será muy divertido”. Nunca he comprendido el interés de los franceses por los tópicos de otros países. La “revolucioncita” que tanto interesaba a André Lacazé iba a convertirse en uno de los mayores acontecimientos de insurgencia de todo el siglo veinte. Yo también lo ignoraba en aquel momento” (Meneses 1995: 218).

Una vez liberado de los compromisos personales que lo habían llevado hasta Cuba, Meneses apostó por los sucesos que estaban ocurriendo en la isla como su nuevo reto profesional, sucesos que desconocía hasta que leyó la prensa local en su viaje Barajas-Rancho Boyeros. En aquellos días, el periodista acudió a menudo al chalet donde estaba instalada la gente de Time/Life (“los rivales eternos de Paris-Match”), cuya jefatura estaba ocupada por Jay Mallin. Allí pudo observar y analizar los frustrados intentos de los reporteros norteamericanos por subir a Sierra Maestra, de lo que tomó buena nota para no caer en los mismos errores y poder alcanzar así a los rebeldes. Una vez establecido el contacto con la gente del movimiento, Meneses tomó el avión menos sospechoso y, camuflado como un “gallego” más, partió hacia Santiago de Cuba.

El plan había funcionado y, una vez burlado el control aeroportuario, contactó en la ciudad con Vilma Espín, que sería su guía hasta Castro y la artífice del encuentro, consciente de la repercusión positiva que tendría para el movimiento la publicación de un reportaje sobre ellos en una de las revistas con mayor tirada en la Europa de aquel entonces (unos 3.200.000 ejemplares). Luego de varios días de viaje, en la última quincena de diciembre de 1957, Meneses alcanza el campamento de Fidel Castro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Exteriores, Prensa y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cuando Meneses encontró la Revolución

  1. patricalvo dijo:

    Opté por ir dando mi conversación con Meneses en pequeñas píldoras porque es muy extensa y da para mucho. Esto es una muestra de que un periodista no siempre sale a la caza de la noticia, a veces se tropieza ella contigo y sólo hay que saber recogerla.

  2. lahellen dijo:

    Estamos deseando la segunda entrega!!
    El periodismo, lo dice Meneses en la entrevista q concedió a esta comunidad plumilla, es estar en el sitio y “reportar” lo que allí sucede, cómo llegues a estar es otra cosa y esta primera parte del relato de sus vivencias en Sierra Maestra así lo demuestra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s