Y el mundo entero conoció a los barbudos de Fidel


La contrariedad de no tener un plástico del que protegerse en las noches del intenso rocío que caía en Sierra Maestra, se convirtió en una ventaja profesional al ofrecerle Fidel acomodar su hamaca por debajo de la suya. Este hecho le permitió conocer los pensamientos y las inquietudes del líder cubano en las largas conversaciones que le gustaba mantener antes de dormirse. Meneses se convirtió enseguida en la sombra de Castro, presenciando charlas, reuniones y combates que captaba a través de su objetivo, así como el ambiente general de los campamentos y la tropa.

“Si esta proximidad me acortaba las horas de sueño, me daba a cambio una valiosa información sobre las ideas y preocupaciones de Fidel Castro. No es fácil para un político convivir estrechamente durante cuatro meses, día tras día, noche tras noche, fingiendo, simulando. En cualquier momento brota su verdadera personalidad. No es lo mismo durante el tiempo que dura una entrevista de prensa, en la que es fácil mantenerse en guardia frente al entrevistador y controlar las respuestas. La convivencia ofrece oportunidades de descubrir el auténtico carácter de un individuo a pesar de sí mismo” (MENESES 1995: 53)

A finales de enero el reportero decidió volver a La Habana para expedir su reportaje a París. El material para Paris-Match sería llevado a Miami por Piedad Ferrer, de diecisiete años, hija pequeña del coronel Ferrer, héroe de la guerra de Independencia. Meneses se las ingenió para coser los textos y los negativos entre las sayas almidonadas de la muchacha y, haciendo que iba a visitar a su novio que vivía en Estados Unidos, desde allí haría llegar a la redacción de la revista francesa el material periodístico sobre la lucha revolucionaria mediante flete aéreo.

Una vez cumplido el compromiso profesional con su empresa, Meneses regresó a la Sierra, esta vez para recoger ambientación para una película que planeaba rodar la Columbia. De nuevo con los rebeldes fue testigo de diversos combates, como el de Pino del Agua, y allí se enteró del secuestro en La Habana del campeón del mundo de Fórmula 1, Juan Manuel Fangio, a manos de los rebeldes del llano en vísperas del gran premio que se iba a celebrar en la ciudad. El piloto era entonces el ídolo de las masas con media docena de títulos mundiales, por lo que la prensa del mundo entero se lanzó sobre la noticia. Paris-Match no iba a ser menos teniendo un reportaje en exclusiva en sus manos.

“Pese a mi advertencia de no publicarlo hasta que yo pudiese salir de la isla, Dedé (André) Lacaze y Roger Thérond consideraron que era más importante la información que mi seguridad. “Chez les rebelles qui ont enlevé Fangio” (Con los rebeldes que han secuestrado a Fangio) fue el aparatoso título del reportaje. Durante tres semanas casi consecutivas, mis fotos fueron apareciendo en la célebre revista francesa pero también la adquirieron numerosas publicaciones del mundo entero” (MENESES 2006: 240)

Las fotografías de Meneses se convirtieron así en la primera imagen conocida por el mundo entero de los revolucionarios cubanos, a pesar de que no habían sido los hombres de la Sierra los que habían planeado y llevado a cabo el secuestro de Fangio (cosa que había molestado sobremanera a la resistencia del llano). La lucha cubana quedaría desde este momento identificada plenamente con aquellos barbudos vestidos de verde oliva perdidos en medio de ninguna parte. Pero la publicación de los reportajes de Meneses por parte de Paris-Match complicó la salida del reportero de la isla. A pesar de todas las precauciones, finalmente fue cogido por la policía batistiana. Después de ser golpeado e interrogado, pasó varios días encarcelado hasta que se tramitó su expulsión de la isla rumbo a España.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Exteriores, Prensa y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Y el mundo entero conoció a los barbudos de Fidel

  1. sparral dijo:

    Me encanta la saga Meneses, patricalvo, muy interesante. Pero me gustaría que nos contases algo sobre el contexto: de dónde salen estos datos y comentarios, etc. Si no me equivoco, creo que mantuviste una conversación extensa con él y me gustaría conocer tus impresiones de aquella charla. 😉

  2. patricalvo dijo:

    Eso por supuesto, lo estaba reservando para la traca final, primero os quería poner al corriente de que marcianada os estoy hablando! Gracias por tu comentario!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s