Y Nuria Espert eligió Ourense


Eligió Ourense para su último estreno, “La violación de Lucrecia”, un texto del Shakespeare más duro, complicado y apasionado. Para este nuevo proyecto buscaba un teatro pequeño, que le permitiese llegar a crear el clima de intimidad que exige la obra, y por esa razón el Teatro Principal fue el escogido. Tras la primera de las dos representaciones programadas en la ciudad de As Burgas confesó que pocas veces había sentido el calor del público de un modo tan intenso. Nuria Espert es una de esas mujeres cuyo nombre ha de escribirse en mayúsculas, vencedora de miles de batallas sobre el escenario, pero también cuando se baja de él.

.- En la memoria del público Nuria Espert será siempre Yerma.
Sí, es algo que tengo asumido, porque es un papel que hice más de 2000 veces y lo vio muchísima gente. Todo lo contrario a lo que sucedió con “Las Criadas”, que no se pudo ver porque el franquismo no me dejó hacer la gira que teníamos proyectada. Pero también me he puesto en la piel de otras grandes mujeres como Medea, Virginia Wolf…

.- ¿Le ha ayudado su personalidad a construir tantos personajes extraordinarios de mujeres?
Supongo que sí, pero no es echando mano de Nuria Espert de quien saco la fuerza para hacer estas cosas, todo es inventado. Yo no he sufrido un dolor como alguien sufrirá cada vez que represente “La violación de Lucrecia”. Yo no tengo pensamientos malvados como los del violador, no me ha ocurrido nada tan grave como la violación de mi esposa, no he matado a mis hijos, tengo dos hijas así que no soy estéril como la pobrecita Yerma…No es de mí ni de mis experiencias de donde sale todo eso, todo eso sale de la creación, del artificio, de la creatividad. No sé, me voy a ir muy lejos en categoría de mí, muy arriba, pero Miguel Ángel no era ese Moisés, que hizo partirse las aguas, era un hombre más bien feo, con problemas sentimentales y en cambio creó toda esa belleza extraordinaria e hizo la imagen de un dios, y lo hizo sacándolo de su interior, nada que él conociera le permitía la copia.

.- También se ha atrevido con los hombres.
Es cierto, de nuevo con Shakespeare, encarné a Hamlet.

.- ¿Cómo es Lucrecia, esa mujer a la que se enfrenta ahora?
Ese personaje en principio soy yo, que estoy en mi casa, y que soy actriz, que va a representar “La violación de Lucrecia”, así que ella empieza tranquila, queriendo ensayarse para sí misma, y de pronto el texto la va llevando, se va imponiendo, se va imponiendo y empiezan a aparecer los personajes, y se produce ahí una especie de enajenación que es una palabra que le viene perfecta a esta obra. La narradora se convierte en el personaje que está hablando y lo escenifica y lo siente y lo vive y lo defiende. Ese personaje que defiende pues es el violador, el violador de Lucrecia. Después aparece Lucrecia, después aparece el marido de Lucrecia y esta narradora va entrando y saliendo de sus personajes, juzgando y tomando, naturalmente, posición por la víctima, naturalmente.

.- ¿En dónde está la fuerza que le permite enfrentarse a personajes tan duros?
En la suerte enorme de haber encontrado una cosa para la que sirvo, que es el teatro. La suerte juega un papel importantísimo en la vida de cada persona. Las gentes diferentes que me he ido encontrando en mi vida también, es cierto que las he buscado pero he tenido la suerte de encontrarlas y de reconocerlas. Las muchas gentes que me han ayudado a desarrollarme, a crecer y a llegar hasta aquí son infinidad, infinidad.

.- Lo suyo con Shakespeare es un romance en toda regla. Pura pasión.
Es el más grande entre los grandes, el primero entre los primeros. Le amo, le he representado muchas veces en sus obras, y ahora creo que hemos, con Miguel del Arco, que es el director, creo que hemos creado una pequeña joyita con un texto suyo que no se suele representar y que es muy representable, “La violación de Lucrecia”. Un texto lleno de pasión, de violencia, de belleza… No creo que nadie haya llegado tan abajo, tan profundo, como llegó Shakespeare con sus palabras. Es una historia muy fuerte, muchísimo, y las palabras son fortísimas y creo que ningún autor contemporáneo sería capaz de hablar hoy con mayor crudeza, es imposible. Él pone el acento de la excelencia.

.- Y usted.
He tratado de hacerlo con todas mis fuerzas, desde mis sueños juveniles, desde que mi esposo formó nuestra compañía porque sabía que esta excelencia con la que yo soñaba nadie nos la iba a regalar y hubo que crearla. Cometimos muchos errores, muchas veces no estuvimos a la altura, pero muchas otras sí estuvimos a la altura de esos deseos de renovación, de ese deseo de cambio, de ruptura y encontrarme ahora en este momento de mi vida, con mis años, mi carrera, nuevamente intentando, me hace ser la persona más feliz del mundo.

.- ¿Cómo es ese momento?
Es la libertad absoluta. Sí, un momento de libertad, puesto que puedo hacer lo que quiera, como quiera, con quien quiera, eso es la libertad total y tener la salud para poder hacerlo y las fuerzas, y el entusiasmo, porque esto se ha hecho a base de entusiasmo, a base de pasión, no es una aventura profesional más, es algo más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrevista y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Y Nuria Espert eligió Ourense

  1. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

  2. sparral dijo:

    Me encanta Nuria Espert, en el escenario y fuera de él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s